El Estrés, una lucha con final feliz

En la actualidad, creo que menos del 10% de la población mundial puede decir que vive sin estrés, y esto es un gran problema definitivamente, ya que el estrés nos consume y acaba rápidamente con nuestra vida, sin darnos cuenta.

La palabra Estrés tiene un significado cercano a “fatiga de material”, que se ajusta mucho a la reacción que tiene el cuerpo cuando estamos pasando por este tipo de situaciones, tu cuerpo al verse frente a un desafío más alto del que ha afrontado en otras situaciones, reacciona a través del estrés.

formas de combatir el estrés

Tipos de estrés.

Los episodios de estrés no siempre son iguales, puesto que las razones y las reacciones son diferentes dependiendo de la situación.

A continuación, te mostraremos los tres tipos de estrés que puedes llegar a tener

  1. Agudo.

Puede ser alentador y emocionante, pero te agotas. No es constante, ni dura mucho tiempo.

Un ejemplo claro de este tipo de estrés puede ser cuando estás trabajando y tienes un plazo, y te sientes como que no puedes parar, aunque tu cuerpo te lo pida.

O diferentes entrevistas de trabajo en un tiempo corto.

Puede aparecer por momentos, pero no dura mucho tiempo.

  1. Agudo Episódico.

Es sufrir constantes episodios de la opción anterior. Las personas afectadas suelen tener reacciones descontroladas, sobre emocionales y bastante irritables, llegando incluso a sentir que no tienen manera de organizar su vida.

  1. Crónico.

Este puede ser de los peores casos, ya que la persona que lo padece se encuentras en un estado de alarma constantemente, lo que puede resultar fatigador y peligroso si no se busca una solución.

Como Combatir el Estrés.

Cuando uno está pasando por situaciones, episodios o momentos de estrés, es importante detener todo y caer en cuenta de que necesitas buscar una ayuda para aliviarte, una solución que se ajuste a ti en todos los sentidos, que te llame la atención y que al final del día, el estrés sea una cosa sin importancia.

Existen muchas maneras de luchar contra el estrés y ganar esa batalla, nosotros te contaremos sobre algunas y tu podrás ver, entre las opciones cual llama más tu atención, solo será cuestión de sacarte un tiempo y empezar.

Pilates

El pilates está constituido por ejercicios de bajo impacto, sin riesgo de lesionarse gracias a lo bien controlado que es; es una mezcla de disciplinas variadas, y a través de una continuación de movimientos claros y fáciles se logran muchas cosas.

Sin embargo, una de las razones por la que es excelente para el estrés es porque se utiliza el cerebro para manejar el equilibrio del cuerpo, ahí es donde radica el todo de esta práctica.

Los movimientos que se realizan deben ser hechos a conciencia, coordinando las respiraciones, de esta manera se logra un control cuerpo-mente y así las personas que lo practican logran escuchar mejor lo que hay en su interior.

Hacer pilates es un excelente método que ayuda a aumentar la autoestima, mejora enfermedades como la Escoliosis, y es excelente para reducir el estrés, casi cualquier persona en el mundo está capacitada para practicar pilates, al menos de que un experto te lo contraindique.

Hidroterapia

La hidroterapia es una excelente opción para aquellos que disfrutan del agua, pues bien es conocido que tanto playas como piscinas son recomendadas para aliviar el estrés los fines de semana o en días festivos, por eso, ahora, con la hidroterapia puedes encontrar un método innovador y del cual te aseguramos, saldrás relajado.

hidroterapia para combatir el estrés

Y lo mejor de esto, es que no solo ayudara a minimizar el estrés, también trae beneficios a tu piel, rejuveneciéndola y haciéndote lucir mejor contigo misma.

Está comprobado que la hidroterapia sirve para tratar dolores provocados por la artritis, la escoliosis, también ayuda a problemas en la piel como psoriasis y como si fuera poco, el estrés que podemos tener del día a día.

Básicamente trata de un circuito de agua que sale expulsada a chorros hacia la persona con distintas temperaturas y a diferente propulsión.

  1. El paso uno es la Terma, tiene una temperatura de unos 50º y humedad de 70%. Ayuda a que el cuerpo transpire y la piel se hidrate, de esta manera el organismo se purifica.

  2. El segundo paso es un baño de calor seco, también conocido como sauna, donde la temperatura es casi de 90º, y la humedad es mínima, 10% aproximadamente.

  3. Lo próximo puede ser un poco chocante, pero funciona de muy buena manera para estimular los nervios, y no dura más de 5 minutos, se trata de un cubo de agua fría.

  4. El penúltimo paso es un baño turco, o baño de calor húmedo, donde la temperatura es de 46º y la humedad es del 90%.

  5. Y el último paso es una ducha nebulizada, que trata de una llovizna ligera de agua fría.

Aunque muchas personas puedan no atreverse debido a las temperaturas a las que se debe someter, este tratamiento es excelente, y al finalizar se puede combinar con un masaje o un tratamiento de belleza.

Sabemos que lo primero que puedes pensar con estas recomendaciones es “No tengo tiempo”, pero debes recordar que eso es parte del episodio de estrés.

Solo debes hacer un pequeño espacio en tus rutinas, este tratamiento no es necesario hacerlo todos los días, puedes hacerlo cada 15 días, y combinar con otras opciones.

Yoga

El yoga es la opción principal de todos los que buscan relajarse, y la verdad, no es una mala opción. Las posiciones, los ambientes, las respiraciones, todo en conjunto logran que las personas puedan calmar los problemas del día o comenzar el día con una visión abierta.

Lo bueno del yoga es que puedes realizar no más de 30 minutos al día, y si encuentras un lugar con opciones variadas de horarios, puedes manejarlo a tu antojo, de esta manera dejarías las opciones que tomen más tiempo para uno o dos días a la semana como mucho.

Hay muchas opciones sanas, naturales y que realmente funcionan, no hace falta recurrir a pastillas, drogas o demás, estas solo entran en tu sistema y hacen aparentar que todo está bien, cuando no es así.